Amazona frentiazul, la más dulce de las psitácidas