¿Hay razas más sensibles que otras a la leishmaniosis?