Los carbohidratos, ¿por qué se incorporan?